- reset +
Home

Murphy homenajeó al Teatro Independiente

La fiesta más importante que tiene la localidad de Murphy desde hace 18 años, pasó con éxito desde el 26 de abril al 1º de mayo, con una gran afluencia de público y las presencias destacadas de Federico Luppi protagonizando “La noche del Angel” e Iliana Calabró con la obra “Mi hijo, mi mamá, mi cocina”, autoría de Chino Volpato. Pero más allá de los nombres destacados y con peso a nivel nacional, también exhibieron gran nivel y aceptación del público “Martha Stutz” de la Escuela de Teatro de La Plata, “Esperando la carroza” por el Galpón del Arte, “Nuestra Señora de las nubes” de Teatro Libre y “Ciudad en fuga” de la Asociación de Teatro La Ventana de Murphy.

La XVIII edición de la Fiesta Homenaje al Teatro Independiente demostró una vez más que el esfuerzo de los teatreros murphenses vale la pena, que se puede llenar una sala varias veces al día con un público ávido de ser sorprendido, de sonreir, de emocionarse, conmoverse... de ser parte del teatro.

La fiesta la organiza La Ventana, pero le pertenece al pueblo. Así quedó demostrado con la apertura y movilización inicial, a cargo de la murga local Pateando Caretas y Gretel Folmer, con el Jardín de Infantes y las escuelas primaria y secundaria sumándose al festejo, colmando las calles de máscaras para representar la comedia y la tragedia.

Esta vez el clima no fue un buen aliado, y las obras previstas al aire libre sólo pudieron concretarse de esa forma el domingo, obligando en las demás ocasiones a adaptarlas en la sala de Unión y Cultura. Desde Hughes, llegó la propuesta de combinar el teatro negro con el homenaje a Gaby, Fofó y Miliki a través de “El sueño de Manuel”; los mendocinos de Banda Espuma regalaron globos para todos los niños; el taller de Teatro de la Escuela Nº 670 hizo su debut en la fiesta y el equipo de Paka Paka deslumbró a los más pequeños con su “Feria de Variedades”.

El domingo hubo circo y burbujas con Fafa y Margarita, y gran suceso para el grupo “Que lindo circo” de Venado Tuerto, además de una muy buena puesta de la obra “Bairoletto” con el Grupo Caracú.

Los días lunes y martes fueron laborales, por lo tanto en el día la actividad se centró en la primaria y el jardín, mientras que a la noche hubo muchas risas con “Esperando la carroza” y emoción acompañada de aplausos interminables con “Nuestra señora de las nubes”, dirigida por Tato Záttara con actuaciones excelentes de Claudio Oliva y Noelia Salvadori.

Faltaba el miércoles, que incluyó títeres llegados desde Cuba para repasar la historia del Che, el venadense Nacho Masneri con sus destrezas y los rosarinos de “Vamos que nos Vamos” por partida doble, con dos obras que encantaron a los chicos.

La fiesta se trasladó a la calle con la murga Pateando Caretas, como aperitivo del gran cierre con “La noche del Angel”, una obra de fuerte contenido con impecables actuaciones de Federico Luppi, Susana Hornos y el joven Nehuen Zapata. El veterano actor se sumó post actuación a apagar la llama votiva en la plaza central, para dejar en claro que la misión estaba cumplida y que el teatro vivió en Murphy durante seis días.