- reset +
Home

Seba Ariola: un artista en constante movimiento

A pesar de su juventud, Sebastián Ariola ya es un “veterano” de la música. Hizo todo rápido: a los 14 empezó a integrar bandas en Venado Tuerto, a los 15 creó su primer proyecto propio con un grupo de amigos y desde los 18 vive en Buenos Aires, donde se convirtió en el cantante de Agente Naranja, banda que se encuentra estrenando su cuarto disco “Viaje inmóvil”. En paralelo, siguió tocando con la iniciática Kataflan y ahora se embarcó en un nuevo proyecto en Venado: 13 Baktün.

Sebastián llegó a Buenos Aires en el ’98 junto al Cofi (Bernardo Pérez), amigo y baterista de Kataflan, y como tenía la intención de abocarse de lleno a cantar (en su primera banda también toca el bajo), por un aviso en una disquería se contactó con Agente Naranja, banda que ya tenía grabado un demo. Ariola entró como cantante desde el primer disco del año 2000 (Phantoche), y desde entonces vienen recorriendo escenarios y publicando discos. Con el correr de los años, Cofi también se convertiría en el baterista de esta formación. En paralelo y con menor presión, Kataflan se mantuvo con vida y tocan desde hace 17 años (el trío lo completa el también venadense Franco Zampini).

Buenos Aires se puso complicada para tocar después de Cromañón porque quedaron pocos lugares y hoy la gente prefiere ir a los festivales grandes en lugar de ir un sábado a la noche a un lugar under. Y a eso se suma que donde antes te pedían 300 pesos para tocar, de un día para el otro te pasaron a pedir 1.000 o 1.200, lo que sumado a la prensa y el flete es un montón de guita”, cuenta Seba Ariola, minutos antes de presentarse en Natural Roots con Kataflan.

Las trabas para los músicos en Buenos Aires se oponen a la creciente movida venadense: “Con Agente Naranja toda esta situación nos agarró ya con seis años de historia y dos discos, no teníamos ganas de arrancar de cero y se nos achicaron las posibilidades. Y en Venado últimamente se está dando que en todos los bares se puede tocar y además está el Espacio Ubú, la gente que está ahí es parte de que hoy haya tantos recitales en la ciudad. Es un lugar que hay que defenderlo a full y aprovecharlo, ya que cuenta con un buen escenario, un buen sonido, buenas luces, muy buena onda y brinda un espacio digno de comparación con grandes salas de otros lugares del país. Esto junto con varios bares que deciden poner bandas a tocar, hace que un recital de rock sea una opción para los pibes cualquier fin de semana en esta ciudad, y para mi esto es un espacio ganado y brindo por eso!”, destacó.

Igual, está claro que en Venado siempre hubo movida rockera: “Nosotros arrancamos tocando en La Biblio Ameghino, época en que estaba Básico Crack y Perdidos por el Vino, que era la banda que teníamos con Lucas Venturelli donde hacíamos covers. También estaban Dilatación Anal, Pachamama y toda la movida heavy… nosotros tocábamos con el Leo Fioretti que salía con remeras de INXS y nos querían matar... También tocábamos en Bordeux que estaba en calle Maipú, que una vez el Leo Fioretti que era el violero no llegaba porque había salido a romper vidrieras con los amigos y estaba en cana. Tengo muy buenos recuerdos de mi adolescencia en Venado”. Inclusive Ariola recuerda que la primera banda con la que tocó estaban El Carpo, el Puli y el Flaco Baronio: “Se llamaba El Señor de los Anillos, ahí tenía 14 años y salíamos a los pueblos”.

El presente

El nuevo disco le dio mayor impulso a Agente Naranja, que el 3 de noviembre estará tocando en Rosario junto a Carajo y el 23 en El Teatro Vorterix de Buenos Aires, después de haber estado más de un año parados, sin presentaciones en vivo para abocarse de lleno al nuevo material. Además a fin de año van a armar una fecha en el Espacio Ubú para presentar “Viaje Inmóvil” (que se puede descargar en la página de la banda) junto a Satélite.

Con Agente Naranja hicimos cuatro discos muy diferentes entre sí, porque en el primero había teclado, saxo, bajo, guitarra y batería; en el segundo ya no estaba el saxo y salió más nü metal; el tercero fue de mucha experimentación en el estudio y nos fuimos para la movida más stoner; y Viaje Inmóvil es palo y a la bolsa para adelante, con canciones más simples y rockeras”, grafica Seba.

Y Kataflan siempre forma parte del presente: “Tocamos los mismos temas que vienen desde el ’95, por ejemplo hay uno que se llama ‘Los techos’ que fue nuestro primer tema y recién pasé por Belgrano e Iturraspe (donde yo vivía) y me acordaba del tema que lo hice porque estaba siempre arriba de ese techo, una letra adolescente pero que no me cansa y lo disfrutamos. Con la banda podemos estar meses sin ensayar, pero cuando volvemos la química se mantiene intacta y siempre salen zapadas y temas nuevos, y tenemos un sonido re ajustado por tantos años juntos”.

Está claro que la apuesta más ‘profesional’ se da con Agente Naranja, que “nosotros tenemos la intención de llevarla al mainstream, aunque yo lo veo lejos porque no me lo quiero poner en la cabeza. Si te ponés a pensar ‘cuándo la voy a pegar…’ te volvés loco, por eso nos focalizamos más en la música, en hacer un buen show y sacar discos que nos gusten a nosotros”.

Una onda del Carajo

No es casualidad que las próximas fechas Agente Naranja las esté realizando junto a Carajo, porque “a ellos los conozco desde el 2004, cuando me pidieron que les haga un visual para el show electroacústico; lo hice y a cambio les pedí que nos inviten a tocar. A los tres meses nos convocaron a Obras y no lo podíamos creer porque tocamos para 4 mil personas. Después me siguieron llamando y ya les edité cinco o seis videoclips, de los cuales algunos los pagan y otros les digo que nos den alguna fecha. Son buena gente, Corvatta grabó un tema en el disco anterior de Agente Naranja y tratamos de aprovecharlo en el buen sentido, porque no somos una banda molesta para ellos. Ya tocamos también en Mar del Plata, en El Teatro de Flores y ahora en el Vorterix. Lo importante es tomar esas fechas para que te conozca más gente y después seguir generando recitales para que al que le gustó te pueda volver a ver”, teorizó el cantante.

13 Baktün

Como si Kataflan y Agente Naranja fueran poca ocupación musical, Seba Ariola se embarcó en otro proyecto: 13 Baktün: “Esto surgió a partir del lapsus que tuvimos con la banda el año pasado y a mediados del 2011 estuve un fin de semana en Venado, lo llamé a Lucas (Venturelli) y me invitó a sumarme a un ensayo que estaban haciendo con Tati Car y Primo”.

Ellos ya tenían la música de cinco o seis temas, Seba se puso a cantar y en una zapada salieron todas las melodías, entonces se llevó las grabaciones de los ensayos para hacer las letras. “Ya tenemos 8 temas propios, hicimos algunos recitales y estamos viendo de grabar en el estudio Conde, que es donde grabamos con Agente Naranja”.

Es que además de cantar, Sebastián se encarga de las letras de todas sus bandas: “No es fácil, de repente hay algunas que salen de la nada y otras están meses dando vuelta en la cabeza hasta que se pueden redondear. No me gusta ser muy explícito y a la vez trato de manejar el ‘volaje’ de la letra para que quede una bajada de línea. He pasado por distintas etapas de composición, pero todas las letras tienen un sentido y en general son profundos, al menos para mí”, sintetizó.

K2_MEDIA